Indio Rezando (Tallado en Cedro)

Este trabajo lo hice en toda una noche, ya hace 10 años atrás, se acercaba el día del padre, y no tenia ni idea de que regalo hacerle a mi viejo, estaba con los bolsillos mas vacíos que en los tiempos de escolar, de pronto vi en mi taller un pequeño tronquito de cedro que guardaba quien sabe para que miércoles, y fue así como empecé a tallarlo afile tres desarmadores de distintos tamaños en una lija y comencé a cavarlo y cavarlo, hasta finalmente darle forma, ya a las tres de la mañana tenia un sueño atroz y acabe haciéndome un hueco en la mano, sin embargo continué hasta acabarlo, a las ocho de la mañana ya lo estaba barnizando y dándole su acabado final.
Valió la pena, pues la felicidad de mi padre al verlo, fue como el pago por el esfuerzo echo, recuerdo que casi llora,...y se con certeza todo lo que quiso decirme con esa sonrisa...
Siempre voy a estar orgulloso del esfuerzo que diste para conmigo,...Gracias Viejo.

No hay comentarios: